Porqué evito comprar alimentos que contengan la etiqueta del Proyecto “Libre de OGM”

Nos hemos convertido en personas egoístas e ignorantes que piensan que nuestro mundo debería de ser “libre de OGMs” y que la tecnología que hace que la agricultura sea más productiva, es mala.

Recientemente, tomé del estante de la despensa una lata de tomates cortados en cubitos y me dí cuenta que tenía el logotipo de una mariposa con la leyenda “Libre de OGMs”, lo cual llamó mi atención. Había muchas etiquetas en la lata, “producto saludable”, “sin sal agregada”, etc. Pero el logotipo de la certificación del Proyecto “Libre de OGMs” referenciaba a un sitio web. Parecía más bien una propaganda, y eso me molestó.

Además de un tweet que vi hace unas semanas, no había puesto demasiada atención en la campaña del proyecto “Libre de OGMs”. Me he esforzado, deliberadamente,  en promover lo que amo sobre la agricultura así como sobre los alimentos que consumimos, y evito tener confrontaciones sobre la desinformación y el marketing de alimentos con enfoques con los que no estoy de acuerdo. Después de preparar la cena para mi familia, decidí visitar el sitio web del Proyecto y el perfil de Twitter para ver su información sobre cómo promover un mundo sin OGMs.

La gente detrás de este proyecto son una maquinaria de marketing, hacen lo que sea necesario para hacer que los consumidores eviten alimentos derivados de cultivos GM. Han convencido de sus creencias a millones de personas y a miles de marcas de alimentos y vendedores. Promueven que los productos libres de transgénicos / OGMs son de mejor calidad, más saludables, más seguros y que estás en peligro si decides comprar alimentos que no contengan esta etiqueta de “Libre de OGM”.  También han hecho aclamaciones falsas que no respaldan la diversidad en la agricultura de nuestro país y las resultantes opciones de alimentos que hay. Han ido tan lejos que en su portada de Twitter han comenzado a utilizar la foto de un niño sosteniendo un letrero que dice “No comeré OGM’s”.

¿Qué pasaría si tú y tu hijo tuvieran hambre? Si les dieran maíz o papaya cultivados con el uso de semillas genéticamente modificadas, ¿lo comerías? ¿Comerías la carne o beberías la leche de animales que fueron alimentados con alfalfa, harina de soya o maíz, todos a partir de cultivos transgénicos?

Sí, claro que lo harías. Nos hemos convertido en personas egoístas e ignorantes que piensan que nuestro mundo debería ser “libre de OGMs” y que la tecnología que hace que la agricultura sea más productiva para permitir que más personas coman, es mala.

Si eres una persona que no tiene problemas para alimentarse, puede que esto no te interese. Lo único que te interesa es tu cheque de salario, tu recibo del supermercado y alimentarte a ti y a tu familia. Pero si eres alguien que se interesa por aquellos que no tienen acceso a una alimentación adecuada, entonces esta estrategia de mercadeo debería de llamar tu atención. El Proyecto Libre de OGMs usa tácticas de miedo y publicidad falsa para generar miedos y confundir a la gente para que compren alimentos que no provengan de cultivos GM.

Tú elijes los alimentos que consumes. Tienes la libertad de comprar y comer cualquier tipo de alimentos que desees, siempre y cuando puedas pagar y tener acceso a ellos.

No olvido que hace 15 años era madre soltera, vivía al sur de Fargo  y trataba de cubrir todas mis cuentas, pagar mis deudas de la tarjeta de crédito y ahorrar para comprar mi primera casa. Iba a la tienda con mi hijo de 6 años y $ 40 dólares en efectivo cada dos semanas para comprar alimentos.

Cuando tenía un presupuesto muy limitado para la comida, no me interesaba en las etiquetas de los productos. Todo se trataba de precio. Necesitaba comida barata y opciones saludables para alimentar a mi hijo en crecimiento. El abuso de alimentos y el marketing confuso me habrían dado más culpa de la que ya tenía.

Hoy, apoyo a los agricultores que siembran cultivos no transgénicos y transgénicos. Tengo amigos que son agricultores orgánicos certificados. No importa qué tipo de cultivos o animales críen, es un trabajo exigente e intensivo. Cualquier tipo de agricultura o ganadería que se practique, no está hecha para los débiles de corazón. El amedrentamiento, así como el marketing sucio y el provocar enfrentamientos entre diversos segmentos de la industria agrícola y alimentaria, debe detenerse.

Los jitomates no forman parte de los cultivos transgénicos en comercialización, así que ¿para qué etiquetarlos como “libres de OGMs”  y confundir aún más a los consumidores? La próxima vez que vaya a comprar tomates en cubos en la tienda de comestibles, voy a agarrar una lata sin el pequeño logotipo de mariposa  “libre de OGMs”. Todos los jitomates en las latas son cultivados de la misma manera.

Prefiero tener acceso a los alimentos y cultivos provenientes de semillas transgénicas, ya que todos han sido evaluados por el sistema alimentario más regulado del mundo, el de los Estados Unidos. Quiero promover que los avances científicos ayuden a los agricultores a producir más alimentos.

Transgénico o no transgénico, la decisión no es sobre alimentarte a ti o a mí. Se trata de alimentar a personas hambrientas y a personas a las que no les importan nuestras opiniones sobre las etiquetas de los alimentos.

Voy a hacer mi mejor esfuerzo para evitar los alimentos etiquetados con el logotipo Libre de OGMs. No iré tan lejos en boicotearlos, porque si el único puré de manzana envasado para los almuerzos de mis hijos tiene ese sello, entonces compraré lo que esté disponible en mi tienda de comestibles.

Te invito a que prestes atención a las etiquetas de los alimentos que compras en el supermercado en las próximas semanas. Tómate tu tiempo para hacer una investigación sobre cualquiera de los logos que contienen los productos que compras, y lo que significan para ti y los agricultores que trabajan incansablemente para proporcionarte opciones de alimentos que consumir.

 

Traducido y adaptado al español de: http://bit.ly/2AUvT3y